viernes, 7 de marzo de 2014

Madrid resuelve definitivamente el problema del desempleo

En recientes declaraciones el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha declarado que Madrid tiene la mejor alcaldesa que podría tener y considera inexplicable pensar en otra persona para encabezar la candidatura del PP a las próximas elecciones locales.

Desde mi ventajoso y elevado observatorio no puedo hacer sino asentir complaciente y decir que esta percepción de Ana Botella como la mejor alcaldesa para Madrid es totalmente acertada. En especial tras haber resuelto la honorable corregidora el problema del paro en Madrid.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha visitado hoy la basílica-santuario de Medinaceli para cumplir la tradición de besar el pie de la imagen del Cristo el primer viernes de marzo y ha aprovechado para pedirle trabajo para los madrileños. -- eldiario.es
Nunca estuvo más claro que los pueblos tienen los líderes que merecen. Aún cuando el único mérito de los susodichos sea haber follado con Jose María Aznar.

viernes, 15 de noviembre de 2013

Historia del aborto en Irlanda

La República de Irlanda es, en la actualidad, uno de los países europeos más conservadores en lo que al derecho de la mujer al aborto se refiere.

Voy a intentar contar cómo hemos llegado al día de hoy a la situación legal actual. Casi todas las explicaciones del por qué los gobiernos en su momento deciden legislar de la manera que lo deciden están muy simplificadas y la mayor parte de lo aquí escrito se puede encontrar en la wikipedia.

De la Independencia (1922) hasta la octava enmienda (1983):

Para empezar hay que entender que Irlanda (la República de Irlanda, no confundir, por favor, con Irlanda del Norte) se independiza del Reino Unido en 1922, en ese momento Irlanda no hace borrón y cuenta nueva con su sistema legal, sino que parte del sistema legal británico (al menos en lo que se refiere a este tema). Por tanto, desde 1922 está en vigor la ley de 1861 'Offences against the Person Act' que consolida una serie de crímenes y ofensas contra las personas. Se trata de crímenes violentos, asesinatos, etc.

Según dicha ley, cualquier forma de aborto queda prohibida. No tengo muy claro el castigo, pero parece que es o bien la pena de muerte o cadena perpetua. Si bien Irlanda sólo elimina la pena de muerte de su código penal en 1990 y hace el cambio permanente en la constitución en el 2002, este forma de castigo se empleó muy poco. La última ejecución en Irlanda tuvo lugar en 1954. Sólo he encontrado un caso de condena a la pena de muerte por practicar un aborto, Mamie Cadden, que fue condenada a morir en la horca en 1956 (por la muerte de una de sus pacientes durante una operación de aborto). La pena le fue conmutada por cadena perpetua a petición popular.

Las cosas no van a cambiar mucho en la práctica en muchos años, menos aún con la octava enmienda de la que hablaré ahora.

La octava enmienda (1983).

Para entender las razones que llevan a la clase política irlandesa a introducir la octava enmienda hay que poner la vista en otros países. Por ejemplo, los Estados Unidos. La constitución norteamericana no prohíbe de manera explícita el aborto como tampoco lo hace la constitución irlandesa en 1983. En un caso histórico en EEUU en 1973 el aborto se hace legal por la vía judicial en EEUU. Es decir, un fallo judicial permite invalidar una ley existente amparándose en la constitución. Ya en el mismo año un fallo en Irlanda concedía a los padres un aspecto particular del derecho a la vida privada, el mismo aspecto que llevó a los EEUU en 1973 a legitimar el aborto. Temiendo que algo parecido pudiera ocurrir en Irlanda, una coalición de agrupaciones anti-aborto urgieron a los líderes de tres grandes partidos (Fina Gael, Fianna Fáil y Labour) que propusieran una enmienda que cerrara la vía judicial que permita a las mujeres obtener el aborto.

Así se redacta la octava enmienda a la Constitución Irlandesa. En esta enmienda se declara explícitamente el derecho a la vida del feto (en el texto, el no-nacido the unborn), derecho que iguala al de la madre misma. El voto en referéndum indica un 67% en favor de la enmienda.

Irlanda cierra así la puerta judicial que, tal vez, hubiera permitido la introducción del aborto legal.

El caso X (1992) y sus consecuencias.

El caso X es uno de esos casos que nos bajan de las nubes. Las grandilocuencias y absolutas verdades de textos como la constitución de un país se quedan muchas veces en utopías dementes en cuanto entran en contacto con la realidad. 

Este es el caso de una niña de 14 años (X) que queda embarazada tras ser violada por un vecino (hay quien habla de que la relación fue consentida, recordemos que una persona de 14 años carece de capacidad para consentir actos sexuales). A sabiendas de que no podrá obtener el aborto en Irlanda, X confiesa a su madre que ha contemplado el suicidio pues no quiere proseguir con el embarazo. Al ser el aborto ilegal en Irlanda y en Irlanda del Norte, pero no en el Reino Unido, los padres toman la decisión de viajar a Inglaterra. Pero antes de partir, la familia se pone en contacto con la Garda (el cuerpo de policía irlandés) pues quieren saber si se puede usar el ADN del feto como prueba contra el supuesto violador.

Así de esta manera la situación llega a conocerse por el fiscal general, quien busca una medida cautelar amparándose en la octava enmienda, para que X no pueda tener la operación. La medida se le concede temporalmente y se prohíbe que X salga del país.

Dicha medida se apela en el Tribunal Supremo, que falla por mayoría (4 a 1) declarando que una mujer tiene derecho a un aborto cuando exista riesgo real y substancial a su vida. Que dicho derecho no se tiene si el riesgo es a su salud pero no a su vida, pero que sí se tiene si existe la posibilidad de que la madre se quite la vida.

X tuvo un aborto espontáneo a los pocos días del fallo. El violador fue sentenciado a 14 años de cárcel, que se redujo a 4 años en apelación.

En estos momentos en Irlanda tenemos una situación algo peculiar. Una Constitución que prohíbe de manera aparente el aborto en todo supuesto pero a la que el Tribunal Supremo pone en evidencia. La Constitución necesita ser enmendada. Por supuesto Irlanda sigue siendo un país muy conservador (para ser más específicos, Católico-Conservador). Y así tenemos tres problemas fundamentales:
  1. Como en otros países vecinos se puede abortar, la posibilidad de que una mujer embarazada viaje para terminar su embarazo es perfectamente real. Que el feto tenga derecho a la vida implica que el estado tenga derecho a prohibir a una mujer embarazada a salir del país?
  2. La posibilidad de abortar es sólo realmente una posibilidad si se informa a la mujer de dicha posibilidad. Que el feto tenga derecho a la vida implica que se pueda prohibir informar sobre el aborto?
  3. El Tribunal Supremo realmente nos ha puesto en aprietos reconociendo el riesgo de suicidio de la madre como un supuesto válido para el aborto. Debemos aceptar dicho veredicto o excluir el supuesto explícitamente?
Así que aquí estamos, en 1992, preguntándonos si las mujeres, especialmente las embarazadas, son ciudadanas de segunda clase o no (porque en ningún momento se plantea prohibir el viajar a los hombres, bajo ninguna circunstancia). Si lo mejor que podemos hacer es taparnos los oídos y hacer como que el aborto no existe. Y, no sé si es peor, ignorar el riesgo, muy muy real, del suicidio. Abandonando, una vez más a las mujeres a su suerte. Aunque su suerte sea el suicidio.

Y con esos tres problemas se plantean tres enmiendas a la constitución.

Pero Irlanda ya no es el país que era en 1983. Muchas personas pueden ver el caso X como lo que es. Una tragedia horrible en la que una ley ciega no hace sino empeorar la situación. Un horror para el cual el sistema no está preparado. Un horror que Irlanda no debe permitir que continúe. Católica o no, Irlanda ve más allá de las palabras del sermón del cura de turno.

Las enmiendas se llevan a referéndum y el pueblo Irlandés rechaza las enmiendas que prohíben que una mujer embarazada viaje o que se distribuya información sobre el aborto. También rechaza la enmienda que excluye el suicidio como supuesto válido para el aborto.

En otras palabras, Irlanda se declara mayoritariamente (aproximadamente 60%) a favor de la legalidad del aborto. No del aborto tal y como se conoce en otros países, pero al menos, en un caso bastante extremo, de la posibilidad del aborto. De particular importancia es que la mayoría considere que no se debe impedir que una mujer embarazada viaje a otro país, aún a sabiendas de que el motivo del viaje es un aborto. Es decir, el aborto puede ser aún ilegal en Irlanda, pero los irlandeses no lo consideran un acto criminal equiparable a un asesinato como pretenden los anti-aborto.

Desde este momento queda en manos del gobierno legislar sobre este asunto. Definir un marco legal específico que implemente lo que el pueblo ha decidido con las enmiendas aprobadas. Dicha legislación no habrá de llegar hasta el 2013.

Enmienda del 2002.

En el 2002 el partido en el poder intenta sacar adelante la vigésimo-quinta enmienda. Esta enmienda re-agruparía las enmiendas y secciones anteriormente escritas en la constitución sobre el aborto, reafirmando todo lo anterior, con una excepción: la exclusión explícita de la posibilidad de suicidio de la madre como supuesto válido.

Hay que entender de dónde viene este miedo a dicho supuesto. No hay un análisis de sangre que nos diga si una persona se encuentra realmente en una situación de riesgo de querer acabar con su vida. En teoría una persona podría mentir para obtener un aborto legal. La evaluación de dicho supuesto corre a cuenta de lo que observen los profesionales de la salud mental. Lo que los pro-feto argumentan es que cualquiera puede argumentar que ha contemplado el suicidio y por tanto abriría las puertas al aborto legal en Irlanda. El argumento más común es que pronto se crearía una lista oficiosa de psiquiatras a favor del aborto que siempre darían la razón a cualquier mujer que quisiera abortar.

No voy a entrar ahora a darles la razón o no, pero la realidad es que ese miedo existe entre ciertos sectores de la población, de ahí que Fianna Fáil, en un intento de complacer a sus votantes más conservadores, propusiera esa enmienda.

La vigésimo-quinta enmienda fracasó, si bien por un escasísimo margen (50.4% contra 49.6%) y con una marcada polarización en la distribución del resultado por circunscripciones. Sin entrar en muchos detalles, el campo votó a favor de restringir el aborto, la ciudad votó en contra de dicha restricción.

Nuevamente llama la atención lo curioso de una situación de desigualdad y de consideración de las mujeres como ciudadanas de segunda clase. De alguna manera, vuelve a aparecer la necesidad de excluir el suicidio como supuesto válido para el aborto. El ciudadano conservador irlandés considera que las mujeres son capaces de mentir y de engañar hasta tal punto sin ningún reparo moral y que los profesionales de la medicina darían por buenas dichas mentiras. La misoginia histérica de la derecha de toda la vida.

Otra cosa notable es que han pasado 10 años desde el Caso X y las enmiendas constitucionales siguen sin tener reflejo en la ley. La razón? Muy sencilla, la división 60/30 de la población asusta a los dos grandes partidos. Saben que muchos de sus votantes caen en ese 30% que votó en contra en el referéndum. Perder esos votos les da miedo, podrían irse al otro partido mayoritario, o al Sinn Féin, o al candidato independiente de turno... La política de no legislar sobre el Caso X, siempre y cuando los dos partidos mayoritarios la sigan, funciona. Las mujeres que quieran abortar en Irlanda tendrán que irse al Reino Unido para ello. Durante muchos años esta situación será descrita como 'una solución irlandesa para un problema irlandés', una expresión esta usada en política en Irlanda para referirse a soluciones a medias, tímidas, insuficientes o que evitan resolver el problema real.

Mayo 2007, Miss D.

La historia de 'Miss D.' es la de una chica embarazada de 17 años. Los médicos descubren que el feto sufre de anencefalia. En estos casos el bebé suele nacer sin vida o sobrevive pocas horas o días. El caso de D. es llamativo porque los trabajadores sociales y HSE (la seguridad social irlandesa) intentaron prohibir a D. que saliera del país para obtener un aborto. En particular un trabajador social contactó a la Garda para que prohibiera dicho viaje.

Los jueces fallaron finalmente que nadie tenía derecho a prohibir a D. que viajara al Reino Unido.

Esto ocurre 15 años después de que el pueblo Irlandés votara mayoritariamente que la provisión constitucional que iguala el derecho a la vida de la madre y del feto no puede impedir que una mujer salga del país. Es decir, las tres enmiendas constitucionales consecuencia del caso X son, a efectos prácticos, papel mojado.

La idea de que una ideología puede ser tan irracional como para obligar a una mujer a llevar a cabo un embarazo de un feto con deformaciones incompatibles con la vida es alucinante. Pero los pro-feto lo tienen claro, si hay un corazón latiendo, está vivo y no puede haber aborto porque es asesinato. Esta distinción entre el corazón y otros órganos es arbitraria, pero también lo es la lógica pro-feto. El corazón es un órgano muy importante, no hay duda, pero también lo es el cerebro. Sería igualmente justo (puede que incluso más) decidir que un feto está vivo por la presencia de actividad cerebral. Si utilizáramos este criterio, el ejemplo de 'Miss D.' nunca hubiera llegado a los tribunales.

Elegir un órgano al azar y decidir que si ese órgano funciona, entonces hay vida, es ilógico y difícil de justificar científicamente. Pero rara vez los pro-feto utilizan la lógica o la ciencia (salvo que puedan tergiversarlas para que darles la razón).

Casos A,B,C

O tal vez mejor dicho "la sentencia de A,B,C contra Irlanda", una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Texto en Castellano del convenio europeo de los derechos humanos (pdf)En Inglés.

A,B y C son tres mujeres que, por diferentes circunstancias, se ven obligadas a tener un aborto.

A y B son casos similares, dos mujeres que quedan embarazadas involuntariamente y, en secreto (por temor al vacío legal irlandés), viajan al Reino Unido para obtener un aborto. Si bien una operación de terminación del embarazo es estadísticamente mucho más segura que un parto, al realizarse dicha operación en otro país normalmente estas mujeres no pueden recibir la atención post-operatorio necesaria. A y B, a su vuelta a Irlanda sufren complicaciones.

La situación de C es fundamentalmente distinta. C llevaba 3 años de quimioterapia y, aunque deseaba tener hijos, los médicos desaconsejaban un embarazo puesto que la quimioterapia haría daño al feto. Desafortunadamente C quedó embarazada de manera involuntaria. En A,B,C contra Irlanda, C alega que no recibió suficiente información por parte de su médico. No pudo encontrar una clínica en el Reino Unido ya que al no residir allí y por su enfermedad, no podría realizarse el seguimiento post-operatorio necesario. Tras ocho semanas se le realizó un aborto (que fué incompleto). Tras la operación sufrió de hemorragias e infección. C alegó también que el equipo médico proporcionó un tratamiento inadecuado.

Las tres mujeres alegaron que las restricciones del sistema sanitario y legal irlandés violaron su derecho a no ser tratadas de manera inhumana y humillante (artículo 3 convenio europeo de los derechos humanos), su derecho a su vida privada (artículo 8), su derecho a un recurso efectivo (artículo 13) y su derecho a no ser discriminada (artículo 14).

C, además, alegó que su derecho a la vida (artículo 2) tampoco fue respetado, dado el riesgo legal consecuencia de las prohibiciones irlandesas.

El tribunal falló que tan sólo la alegación de violación al derecho de la vida privada de C era válida. Que si bien dicho artículo no garantizaba automáticamente (como en EEUU) el derecho al aborto, sí que consideraba que Irlanda había violado dicho artículo al no haber forma alguna de que C pudiera saber cuales eran sus opciones legales.

Si bien este resultado no garantizaba el derecho al aborto sí que obligaba al estado Irlandés a clarificar las situación, es decir, dejar explícitamente claro en qué situaciones era posible para una mujer obtener un aborto. En otras palabras, poner la legislación necesaria para que el caso X (que se concretó con 3 enmiendas a la constitución), no fuera un vacío legal.

Como se puede ver este caso no tiene absolutamente nada que ver con la salud de las mujeres embarazadas, sino con la violación de sus derechos humanos al no poder saber si tienen derecho a un aborto o no!

Michelle Harte

No voy a alargar mucho esta entrada con los detalles del caso de Michelle Harte. Michelle estaba bajo tratamiento contra un cáncer cuando quedó embarazada. Los médicos le aconsejaron abortar por el riesgo que un embarazo conlleva para su salud. Desafortunamente para Michelle el comité ético del hospital decide que como su vida no presenta peligro inmediato, ellos no pueden llevar a cabo la operación. Esto deja a Michelle en un verdadero aprieto, si quiere proseguir con el tratamiento tiene que abortar, pero para esto tendrá que viajar al Reino Unido, pues en Irlanda no es legal.

El caso de Michelle Harte es un ejemplo más del problema que supone plantear leyes en términos absolutos (igualdad al derecho de la vida entre un feto y una mujer, riesgo para la vida de la mujer, pero no simplemente de su salud). Parece mentira pero quienes sostienen que estas leyes son, de alguna manera, justas, no parecen saber que para una mujer que padece una enfermedad seria (y pocas cosas hay más serias hoy en día que un cáncer), un embarazo supone casi siempre un detrimento fatal de las posibilidades de sobrevivir. Asumiendo que dicha mujer tenga la salud necesaria para viajar y someterse a un aborto, la obligada interrupción del tratamiento no puede ser más que negativa para su capacidad de supervivencia.

Muerte de Savita Halappanavar

El 28 de Octubre del 2012 se produce la muerte de Savita. Días antes de su muerte, Savita se presentó en el Hospital Universitario de Galway en dónde se descubre un inminente aborto espontaneo. El hospital confirmó que el feto no sobreviviría (17 semanas), pero que no podían practicar un aborto al tener el feto su propio pulso. Cuando finalmente el corazón del feto dejó de latir, se realizó el aborto, desafortunadamente el lento y prologando aborto espontáneo (aunado a un trato médico que se ha considerado negligente) dejó a Savita mortalmente expuesta a infecciones y murió el 28 de Octubre de una septicemia.

El caso de Savita muy posiblemente tenga menos que ver con la ley irlandesa sobre el aborto de lo que algunos quieran pensar, pero algunas de las cosas que influyeron negativamente son claramente consecuencia de un vacío legal. Un vacío cuya existencia se debe tan sólo a la presión de los grupos anti-aborto.

  • Savita pidió un aborto en el momento en el que se supo que el feto no sobreviviría. Se le denegó alegando que 'este es un país católico'. La enfermera que pronunció estas palabras pidió luego públicamente disculpas por ello.
  • Otros hospitales del país han llevado a cabo abortos en situaciones similares, pero la realidad es que el vacío legal que supone el no saber si se puede abortar o no un feto cuyo corazón aún late (aunque vaya a morir irremisiblemente) crea un problema legal al equipo médico. Si un equipo médico toma la decisión de realizar un aborto en esta situación, se arriesgan a ser acusados de asesinar a un feto.
Resumiendo, si bien es posible que hubiera negligencia médica, el innecesario retraso en abortar no hizo sino peligrar una situación que, finalmente, acabó con su vida.

Aquí una anotación importante, algo que parece obvio para cualquiera que piense un poco pero que no lo es para ciertos grupos anti-aborto:

El feto que gestaba en el vientre de Savita estaba condenado. No existía absolutamente ninguna posibilidad de que sobreviviera. Esto, para cualquier persona que tenga capacidad de raciocinio significa que, abortar dicho embarazo se puede considerar muchas cosas, pero no es más que acortar lo inevitable. No hay nada que se pueda hacer por la posible vida de dicho feto. A todos los efectos, dicho feto ha muerto ya. Sin embargo, los radicales anti-aborto consideran que terminar dicho embarazo es moralmente equivalente a un asesinato.

Esta equivalencia que aceptan con fe ciega es la razón por la que muchas veces a los anti-abortistas se les denomina, despectivamente, pro-feto. Porque parece que lo único que les importe es extender todo lo imaginable la existencia del feto, sin preocuparles en absoluto la vida o salud de la mujer.

Ley sobre la protección de la vida durante el embarazo - 2013

El caso de Savita pone al gobierno actual en apuros. Las protestas llueven de todos lados. Al fin y al cabo, gobierno tras gobierno desde 1992 han huido como de la peste de cualquier intento de legislar. De hecho lo más cercano es el intento de enmendar la constitución en 2002... Que fue un intento para no tener que legislar. Para eliminar el posible suicidio de la embarazada como supuesto para el aborto! Es decir, darle la vuelta al caso X. Recordemos que X era una niña violada de 14 años que sentía tal angustia por la situación en la que estaba que pensó en quitarse la vida!

Finalmente y tras muchísima sangre política, se aprobó recientemente en Dáil Éireann (la cámara baja) la ley sobre la protección de la vida durante el embarazo. Esta ley resuelve lo mínimo necesario del caso X, el caso A,B, C contra Irlanda y absolutamente nada más. Es decir, especifica en qué situaciones puede una mujer embarazada obtener un aborto legalmente en Irlanda.

Impone una pena de hasta 14 años de cárcel para quien practique un aborto ilegalmente y para la embarazada (si bien se espera que muy pocos casos se lleven ante el juez, la realidad es que la mujer podría ser condenada). En caso de riesgo de muerte de la embarazada un obstetra y un especialista de la disciplina adecuada deberán estar de acuerdo para llevar a cabo el aborto (p.ej. oncólogo en caso de un cáncer). Establece que, en el caso en que una mujer contemple el suicidio, deberá obtener el voto unánime de un equipo de dos psiquiatras y un obstetra, si decidieran en contra, podrá apelar, en cuyo caso otro equipo de tres médicos decidirá el caso.

Qué supone esta ley? Se hubiera salvado Savita con este caso? Puede, al dejar la decisión en tales casos en manos de un especialista de urgencias. Por supuesto, dicho especialista siempre puede decidir que no había peligro y tendríamos el mismo problema. Se habría ahorrado Michelle el viaje al Reino Unido? Puede que sí, la decisión hubiera quedado en manos de un oncólogo. De nuevo el oncólogo podría decidir que la vida de Michelle no corría peligro y que debía proseguir con el embarazo pero parar el tratamiento... El caso A,B,C? Bueno, este sí. A la pobre 'C' aún le quedaría la posibilidad de que un oncólogo decidiera que el embarazo no hace peligrar su vida, pero al menos hubiera podido saber en qué condiciones legales se encontraba en Irlanda.

Como se puede ver, esta ley es tan limitada que no se espera, en absoluto, una reducción en el número de mujeres que viajan a Londres para abortar (se habla de unas 3000 al año, aunque es difícil de calcular pues muchas mujeres evitan dar su datos reales).

Y ahora qué?

Muchos grupos anti-aborto afirman que la implantación de esta ley ha sido una victoria para ellos, al ser esta una ley absolutamente mínima que garantiza prácticamente nada. La realidad es que el único cambio substancial es la inclusión explícita de un mecanismo por el cual una mujer pueda obtener un aborto en la República, especialmente en el caso de la posibilidad de un suicidio. A efectos prácticos, estos abortos son una minoría y la mayor parte de las mujeres que contemplen un aborto preferirán el viaje a Londres que enfrentarse a un panel de médicos.

Por supuesto esto seguirá causando sufrimiento y, como no, muerte entre las mujeres irlandesas. Un caso relativamente reciente de una Irlandesa que el pasado Enero murió en un taxi por complicaciones tras abortar en Londres. Tuvo que ir a Londres porque a pesar de sufrir miomas, dicha condición no pone en riesgo su vida y, por tanto, no le permitía tener un aborto en Irlanda.

Los miomas pueden causar problemas en el embarazo, incluyendo el aborto espontáneo, hemorragias, nacimiento prematuro del bebé o interferir con la posición del bebé.

Cuando decidimos, por ley, que una mujer en estas condiciones no tiene derecho a un aborto, lo que estamos haciendo es decirle: Te jodes. Te toca sufrir. Igual te toca un aborto espontáneo y acabas como Savita, o tu bebé nace muy prematuro (aquí se joden todos, mamá, papá y bebé). Y, pase lo que pase, te quedarás todo el embarazo con la angustia y la ansiedad de no saber qué te va a pasar ni a ti ni a tu bebé.

Mientras no dejemos que las mujeres decidan ellas mismas si quieren pasar por estas situaciones no haremos sino reforzar la idea de que las mujeres son ciudadanas de segunda clase.

Existen varias formas de expresar la violencia de género. Cuando legislamos que las mujeres no tienen derecho a elegir su propio futuro, legislamos que cierta violencia de género, cierta forma de abusar de la mujer es, no solamente legal, sino que además el estado la facilita.

Y así nos va. 2013. Mucho camino nos queda por recorrer.

De España y de Gallardón ni hablamos, vale?

jueves, 14 de noviembre de 2013

Violencia ciudadana

Curiosamente empecé a escribir esta entrada en Febrero del 2012, a raíz de un número de actuaciones policiales violentas en España. Parece que mis temores de una reacción ultra-violenta por parte de la ciudadanía todavía está por ocurrir. Me alegro porque creo que perderíamos todos los que merecemos ganar. Me apena que la violencia policial sigue siendo noticia casi diaria.

Hace muchos años vi en la televisión como un grupo de hooligans linchaban a un policía durante un partido de fútbol. Me dejó horrorizado. Tres o cuatro tipos arrinconaron a un policía, el policía cayó al suelo y ahí le patearon. Durante varios minutos todo lo que se veía eran las pies una y otra vez golpeando a una figura que yacía inmóvil en el suelo. Me asustó lo que puede hacer el ser humano en esa situación, la falta absoluta de moralidad o ética. La indefensión de aquel hombre cuyo único error fue pensar que hacía un favor a la sociedad convirtiéndose en el policía para proteger y servir (lema del cuerpo de policía de Los Ángeles, California).

Cuando la policía actúa con brutalidad contra el pueblo, la respuesta madura, democrática y poderosa es la de la no violencia. La respuesta pacífica se convierte así en un presa que mantiene unidas nuestros ideales. Desde fuera se observa como el pueblo se comporta estoicamente, aguantando palos, balas de goma (este enlace tiene imágenes muy duras), gases lacrimógenos, cañones de agua y otras agresiones. Desde fuera, los que no estamos allí, reconocemos el valor de los que se manifiestan, su aguante, su tesón.

Pero tarde o temprano, y eso bien lo saben las sucias mentes de los que mandan a los perros policiales, tarde o temprano la violencia rompe la presa, y nuestros ideales se contaminan, los pacíficos ciudadanos verán su protesta con el odio en las venas.

En ese momento el pueblo ya no es pacífico y la policía se convierte en el enemigo. Entonces habrá muertos. Morirán ciudadanos, morirán policías. Tendremos violencia con sangre y fuego en las calles, sesos esparcidos por las porras, policías horneados al calor de los cócteles molotov. En cada lado habrá víctimas, viudas, viudos y huérfanos.

Entonces, nos dicen algunos, habrá vencido la policía. Nos dicen que debemos resistir sin violencia, porque si no, la policía vencerá.

Es cierto que debemos resistir sin violencia, pero no porque la policía vaya a ganar nada, sino porque los ciudadanos perderán.

Pero no es la policía quien habrá vencido. Son los políticos. Cuando la gente deje el pacifismo a un lado y se vuelva hacia la violencia, los políticos tendrán la justificación necesaria para utilizar aún más mano dura. Aquellas personas que como yo observamos estos eventos desde el sofá, mayoritariamente acabaremos pensaremos que es inaceptable que mueran policías, que los manifestantes son sólo unos criminales y que lo que hace falta de veras es mano dura. Más mano dura. Bueno, tal vez personalmente piense otra cosa, pero creo que mucha gente pensará que está justificada la mano dura (yo pensaba que mano dura es que te castiguen en el colegio, no que te mutilen o te maten a golpes en el nombre del gobierno).

Los políticos habrán obtenido el cheque en blanco que necesitan para hacer aún con más libertad lo que les venga en gana.

Y la policía? La policía, dirán algunos, ganará poderes y autoridad. En realidad eso no es cierto. Quienes ganarán dichos poderes serán los políticos de turno, para obligar a la policía a utilizar la fuerza en situaciones injustificables. La policía habrá perdido, habrá perdido y mucho. El respeto de los ciudadanos, ya bastante mermado, desaparecerá. Los políticos tendrán la última palabra a la hora de decidir cómo y dónde responder ante las manifestaciones, en lugar de responder a las necesidades del pueblo, responderán a las necesidades de los políticos. La policía será el enemigo.

Y cuando la policía sea, otra vez (porque no es la primera ni será la última vez), el enemigo, volveremos a tener otro conflicto como ya lo hemos tenido en el pasado. En dónde un sector particularmente violento y falto de escrúpulos de la ciudadanía decide dejar atrás la legalidad y convertirse en asesinos y utilizar la violencia organizada y letal para defender su visión particular de lo que debería ser la sociedad y su relación con el estado.

No sé cómo llamaremos (o como se auto-denominará ese nuevo movimiento). Sólo se que ETA, Terra Lliure y GRAPO no están disponibles.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Radical y extremista?

A ver si recuperamos este maldito blog, que ha pasado más de un año!

Reconozco que en los últimos años me he vuelto algo radical, extremista e intolerante. Qué se le va a hacer, son cosas que vienen con lo de hacerse mayor, supongo. Aunque lo que pienso es que simplemente me he rendido en mi interés por mejorar la vida de los demás. O tal vez nunca pretendí mejorar la vida de nadie y por fin sale mi verdadero yo a relucir. Sea como sea, cada vez más frecuentemente acabo diciéndome a mi mismo que se jodan, miraré por mí y por los míos y al resto que les den. Y ese altruismo juvenil tan bello poco a poco se va yendo a tomar por saco. Los que me conocen saben que tampoco he cambiado tanto, sigo siendo el mismo cabrón radical y bestia de siempre.

Pero al menos soy capaz de entender que algunas de mis opiniones son radicales y extremas. Y que necesitan suavizarse en un estado de democrático de derecho (vamos, que se me recuerde de vez en cuando que si pongo en práctica alguna de las cosas que pienso debería hacer, acabaría en la cárcel).

Pondré un ejemplo reciente, todos sabemos que el rescate bancario irlandés fue un desastre que ha hundido al país en una deuda de la que no se recuperará en décadas. El estado decidió garantizar los depósitos sin saber que el agujero era en realidad mucho mayor de lo que los datos indicaban.

Esto, si hubiera sido un simple error de cálculo, no habría ido a más que eso en cuestión de responsabilidad personal. Lo que pasa es que hace poco se destapó que los responsables de los bancos quebrados no solamente sabían que el agujero era muchísimo mayor de lo que pensaba el gobierno irlandés, sino que además maniobraron a propósito para que el estado no pensara que la deuda era demasiado pequeña (lo que hubiera hecho que decidieran dejarles caer sin rescate, por carecer del suficiente impacto) o demasiado grande (lo que hubiera hecho que decidieran dejarles caer sin rescate, porque dicho rescate habría puesto en jaque la economía de todo el país durante décadas).

Pero los bancos camuflaron sus pérdidas reales de manera que, a sabiendas de que destruirían la economía irlandesa en el intento, pareciera posible y necesario rescatar sus negocios.

En mi opinión, todas las personas involucradas en ese timo deberían ser condenadas posiblemente con la pena de muerte o, alternativamente, condenadas a vivir en régimen de esclavitud en Irlanda hasta el fin de sus días. O tal vez no tanto como esclavitud, pero a vivir de las ayudas sociales (cada año más reducidas por su culpa y la ineptitud de los gobernantes) por el resto de sus vidas, expropiarles de toda propiedad a ellos y a sus familiares...

Pero, me diréis, y sus derechos humanos? Y la Constitución Irlandesa? Bueno, cada vez que pienso el daño que han hecho, pues me la traen al pairo. Y aquí es dónde reconozco mi extremismo, mi visión algo radical del mundo. Por supuesto, sé que si estuviera en mi mano realmente aplicar dichos castigos no me atrevería. Si me dieran una pistola y me dijeran, toma pégale un tiro a este saco de mierda con ojos que ha arruinado el país, no lo haría, no tendría valor. Pero ese es otro tema. Lo importante es que reconozco que mi opinión es radical, extrema y harto difícil de justificar su aplicabilidad general. Es decir, soy consciente de que si nuestra sociedad aceptara lo que sugiero para estos criminales como castigo válido, nuestra sociedad sería una puta mierda insufrible.

Aún así pienso, vale, soy un radical, pero creo que mi deseo por hacer sufrir a estos cabrones está justificado. Han hecho algo terrible sin importarles un carajo los millones de personas cuyas vidas se han visto afectadas.

Ok, Alfonso. Pero con qué religión te estás metiendo hoy?

La musulmana, claro, qué otra religión hace mejor burla y es capaz de normalizar el concepto 'extremista'? En las últimas semanas ha salido a la luz un vídeo de una 'conferencia de paz' musulmana que tuvo lugar en Noruega. El vídeo, publicado el 13 de Mayo del 2013, muestra una conferencia de musulmanes, el vídeo está en inglés, pero resumo aquí lo que más ha llamado la atención del vídeo:

2:30. Líder islámico noruego Fahad Qureshi hace al público una serie de preguntas.
3:30. Pregunta:
Cuántos en el público son 'no radicales' sino 'Musulmanes Suníes normales'. 
Todos levantan la mano.

3:47. Pregunta:
Cuántos pensáis que las mujeres y los hombres deberían estar separados?
Todos levantan la mano. Es decir, clamor general en favor de la discriminación y segregación sexista.

4:09. Pregunta:
Cuántos pensáis que la lapidación como castigo por el adulterio y otros crímenes (apostasía, blasfemia...) constituye el mejor castigo posible para la humanidad y que debiera ser el castigo que se aplica en el mundo.
Todos levantan la mano y Qureshi exclama "Allahu Akbar!" (dios es grande).

5:05. Pregunta:
Cuántos os consideráis extremistas musulmanes?
Nadie levanta la mano.


Recordemos que estos son musulmanes 'normales' que viven en diversos países escandinavos. Normales, digo. No son talibanes con un AK-47, ni viven en desiertos remotos ni en montañas lejanas. También es importante hacer notar que el 'voto' es un simple 'levanten la mano', así que se puede entender que un buen número de participantes no quieran dar la nota y puede que voten en contra de lo que realmente opinan. Esto sería muestra de una falta de entereza moral interesante y de una sociedad que funciona mediante el miedo, pero ese es otro tema y no particularmente limitado a la religión musulmana.

Tras esta demostración de opiniones, Qureshi critica a los medios de comunicación de islamofobia por fijarse sólo en los 'extremistas'. En los que cometen atentados, supongo.

Veis qué curiosa perversión de la lógica? Resulta que para no ser extremista basta con declararse como no extremista, y punto, luego uno ya es libre de profesar las creencias más salvajes, cruentas e inhumanas. Si te acusan de radical, sólo necesitas apuntar el dedo a otros aún más radicales que tú para indicar que no, que tú eres normal.

Creo que dos cosas importantes se pueden concluir con lo que hemos visto.

La primera es que los medios de comunicación se equivocan en la imagen que exponen de los musulmanes al fijarse tan sólo en los que están involucrados en el terrorismo suicida e ignorar la realidad expuesta en este vídeo, que es, a mi entender, más aterradora aún.

El terrorista suicida es, dentro y fuera del islam, una rareza (como tal rareza, aparece una y otra vez en las noticias). Una respuesta que proviene más de unas presiones política y militar exteriores que de una cuestión teológica. De hecho hay documentos que indican que el terrorismo suicida tiene poco que ver con la religión, aunque, como ya viene siendo común, la religión ayuda a ciertos individuos a ignorar las indicaciones de su brújula moral interna. En cualquier caso los medios de comunicación se hacen siempre eco de los atentados suicidas.

El número de individuos afectados directamente por el terrorismo palidece en comparación con el número de afectados por la ley musulmana, la Sharia, que tan fácilmente dispensa lapidaciones y decapitaciones por prácticamente cualquier cosa que haga una mujer, o por blasfemar (esto ya da igual si eres XY o XX), o por la tontería supina que se le ocurra al clérigo musulmán de turno. Recordemos que estos castigos están tan aceptados en los países en los que se aplica la Sharia, que los medios de comunicación no lo consideran siquiera noticia. Si los periódicos hicieran noticia de cada lapidación, decapitación y opresión del libre pensamiento que tienen lugar a diario como fruto de la Sharia, algo me dice que no leeríamos otra cosa.

Es decir, la obsesión de los medios de comunicación con el terrorista suicida no hace sino ocultar el sufrimiento al que se ven sometidos millones de personas que viven bajo el pacífico y benevolente islam.

El pacífico y benevolente islam es, en realidad, radical y extremo por naturaleza. Su versión moderada que llega a nuestras costas es, en el fondo, tan cruel e inhumana como la que practican los talibanes en su tierra. Defienden la segregación de la mujer, castigos terriblemente dolorosos e injustamente aplicados. Criminalizan la libertad de expresión y de pensamiento y las castigan con el mejor castigo posible para la humanidad, la muerte por lapidación.

Además, por si fuera poco, carecen por completo de respeto alguno hacia las culturas y sociedades con las que entran en contacto mientras que esperan que sus propias costumbres sean respetadas y observadas por todo el mundo y son capaces de asesinar por ello.

La segunda conclusión importante, a mi entender, es la siguiente. Si prácticamente todos los musulmanes piensan que lapidar a homosexuales, adúlteros y apostatas es no solamente normal sino el mejor castigo de la humanidad. Debemos llamarles extremistas musulmanes? Yo pienso que no, que sería redundante. Si hemos de observar a este grupo de musulmanes en el vídeo como representativos de su religión, no nos debería quedar duda que cualquier persona que se identifique con esta religión aceptará como justa la pena de muerte por cosas que en el mundo occidental no se consideran ni siquiera como actos criminales. Conste que aquí doy yo un salto tal vez inaceptable, y es el considerar a los individuos del vídeo como representativos. La única razón por la que asumo tal cosa es porque es lo que Qureshi quiere! Yo personalmente preferiría pensar que hay un gran número de musulmanes que piensan que lapidar a adúlteros y apóstatas no es ético. Pero si Qureshi está en lo cierto, y ciertamente conoce mejor el islam que yo, entonces esos musulmanes que yo creo que existen serían en realidad imaginaciones mías.

Por otra parte se aprecia que la razón por la cual estos individuos son como son es porque interpretan a modo literal su libro sagrado, si observamos a las personas de otras religiones y calculamos cuán literalmente interpretan su biblia particular, nos damos cuenta de que la verdadera razón por la cual no podemos decir que todos los cristianos (por ejemplo) son extremistas es porque la mayoría no interpretan literalmente la biblia. De hecho, llamamos extremistas a los que lo hacen.

No deberíamos sorprendernos, tanto si tu libro es el corán, la biblia, el torah o das kapital, en el momento en el que aceptas lo ahí escrito como verdad irrefutable, te conviertes en un radical. El problema no es tanto lo que dicen los libros, sino el que uno los acepte como una verdad absoluta, impermeabilizando nuestra mente contra la razón. Lo que algunos consideran el máximo exponente de la espiritualidad, el tener fe, no deja de ser el mayor enemigo de nuestra sociedad.

miércoles, 10 de octubre de 2012

Sexismo institucionalizado

Me llama la atención que desde el partido Demócrata estadounidense se critique a Mitt Romney por pertenecer a una religión que, hasta 1978, prohibía a los hombres de raza negra ser sacerdotes.

Me llama la atención no porque me parezca que dicha acusación carezca de fundamento, me parece muy correcta, Romney tiene ahora 65 años, en los 70 era un adulto capaz de tomar decisiones propias, y una actitud claramente racista por parte de su secta no le incomodó en absoluto. Ni la criticó abiertamente ni abandonó su fe por ello. O bien Romney es un racista, o bien carece de la entereza que me parece necesaria en alguien que aspira a la presidencia de un país.

Lo que me mosquea es que a nadie parece importarle lo más mínimo que tanto el mormonismo, como el catolicismo, como decenas de otras religiones perfectamente aceptadas, discriminan de la misma manera a las mujeres y nadie por ello pone el grito en el cielo.

Por mucho asco que me de el racismo, en sus múltiples formas, me da mucho asco también el sexismo. Hoy en día el sexismo institucionalizado de las religiones no está solamente extendido hasta la médula, sino que está totalmente aceptado por todo el mundo, y esto me parece, sencillamente, aterrador.

viernes, 2 de marzo de 2012

La arrogancia de B16

Para ser justos, creo que debería empezar con una confesión, dudo os sorprenda:

Los ideales de la iglesia católica me parecen asquerosos y rara es la vez que las palabras que pronuncian sus portavoces me provoquen una sensación que no sea una mezcla entre pena, nausea y, finalmente, carcajada.

La ignorancia supina sobre la vida, sobre el significado real de la compasión y del amor que muestran los misóginos hipócritas de Roma es de espanto. Y sin embargo, en un giro que parece sacado de una comedia de humor negro, declaman ser los que más claramente entienden estos asuntos vitales.

He de reconocer que mi cerebro se bloquea intentando pensar qué se puede hacer para que estas pobres personas, tan alejadas de la realidad, se den cuenta de sus errores.

En fin, el caso es que B16, el viejo senil y célibe que parece saberlo todo sobre la reproducción humana y la paternidad, critica la fecundación 'in vitro' por considerar arrogante el reemplazar la voluntad de dios.

Pero vamos a ver, no era ese dios del que tanto hablan (y que tanto insisten escribir su nombre con mayúscula) todopoderoso? No somos nosotros, los seres humanos, insignificantes esclavos cuya única tarea en la Tierra (esta sí, con mayúscula) consiste en adorarle?

Pues sabes que te digo, B16? Que a ti y a tu repugnante dios podrido y corrupto, a vosotros con vuestros ideales propios de camelleros del desierto, mentes débiles y mediocres, incapaces de aceptar el triunfo del ser humano y de la ciencia. A vosotros que queréis obligar a vivir en la miseria y la tristeza a millones de personas.

A vosotros os dedica la ciencia este glorioso corte de mangas. Se llama fecundación In Vitro, es un éxito. Funciona y da felicidad a miles de parejas que habían perdido la esperanza. Miles de parejas que han decidido que no quieren doblegarse ante la voluntad de dios...

viernes, 17 de junio de 2011

Estafas 'El País' - Funda Cargadora iPad

Hoy he visto en La Tienda El País un artilugio que me ha llamado mucho la atención:

Funda cargadora de iPad

Una funda cargadora para el iPad, interesante no? Hay dispositivos parecidos para el iPhone, fundas con una batería adosada que nos da unas cuantas horas extra de batería, a cambio de bulto y peso... y que suelen ser muy feas, claro.

El iPad 2 tiene batería para unas 10 horas de uso, suele ser bastante para el uso normal. Aunque entiendo que si lo usara para trabajar fuera de una oficina me quedaría corto. Con el iPhone es otra historia, es fácil quedarse sin batería cuando se está fuera de casa, por eso me compré una batería extra en Hypermac. Batería que me vale para cualquier dispositivo que se cargue por USB. Esta batería de 7200 mAh permite recargar un iPhone unas 6 veces, y el iPad una vez. Es decir, nos alarga la vida del iPad 10 horas.

La batería que nos intenta vender la tienda de el país, según el anuncio, nos da una energía extra de, atentos, 500 horas!

Impresionante. Y por 75 euros! Me temo que esto no va a ser real.

Por mucho que uno quiera, 500 horas extra de batería implica 50 veces los 7200mAh de la batería que tengo yo. Me imagino dicha batería pesaría unos 10 kilos.

Luego un poco más abajo nos dice que la batería tiene 600mAh. Un número mucho más razonable... excepto que con 600mAh uno no carga un iPad ni siquiera para una hora de operación.

Hay que tener mucho cuidado con lo que se compra por ahí. Sobre todo cuando los números están tan lejos de ser reales. Si bien a mi me pareció demasiado bueno para ser verdad, no tengo ninguna duda de que habrá personas que picarán.

Actualización:

Las 500 horas son en reposo, no de uso. Los 600 mAh debieran ser 6000 mAh. Con 6000 mAh se consiguen unas 7 horas de uso del aparato. Algo mucho más cercano a la realidad.

viernes, 27 de mayo de 2011

Difama, que algo queda

Hace unas semanas salió a la luz una noticia en la que se decía que Apple rastreaba la posición de sus dispositivos.

En realidad Apple no hacía tal cosa, la información de la posición se encontraba exclusivamente en el dispositivo (y el archivo de copia de seguridad), además la posición no era tal, simplemente se almacenaban las posiciones GPS de las torres de las operadoras, así como ciertos puntos Wifi, todo esto para acelerar la captura de la posición real, finalmente esta posición no se almacenaba ni se mandaba a Apple como algunos, cínica o ingenuamente, pretendían hacernos creer.

Las posiciones almacenadas se utilizaban únicamente como una caché interna y, como tal, sólo debía haberse guardado una cantidad limitada de ellas. Un bug en el sistema operativo iOS hizo que se guardaran indefinidamente. Esta, si no la entendí mal, es la versión oficial de Apple.

Creo que lo más importante es dejar claro que Apple no rastreaba a nadie, pues dicho archivo de posiciones no se mandaba a ninguna parte, tan sólo se acababa guardando en el ordenador en el que se hace la copia de seguridad. Copia que, por cierto, tiene una opción de guardarse encriptada.

Sin embargo la tormenta de heces mediática que le ha llovido a Apple ha sido de espanto, no tan acusada como el 'antena-gate', pero con peor cariz. Con juicios y comparecencias ante el Congreso de USA.

A la semana de encontrarse este bug, Apple expuso su versión oficial y sacó un parche, disponible para todos los usuarios de iOS.

Tal y como yo lo veo, se encuentra un bug en el sistema, Apple tiene un parche disponible en una semana. Bien. Una semana y arreglado? Suena bastante bien. Claro que nos dirán que Apple y Steve Jobs, en su modelo de negocio en plan 'Gran Hermano' (el de 1984, no el otro), quieren controlarnos, por el contrario que los del 'negocio abierto y transparente' de Google, que no hacen nada malo.

Ahora leo que el 99% de los dispositivos Android tienen un bug que filtra información confidencial de las cuentas privadas. Si bien Google sacó ya un parche (versión 2.3.4), muchas operadoras no lo han sacado a disposición de los usuarios, que se ven atrapados en una versión antigua con fallos de seguridad bien conocidos!

Es decir, que si tienes un bug serio en Android, estás desprotegido y a merced de tu operadora de telefonía móvil, quien puede tranquilamente decidir no actualizar la versión de Android de tu teléfono.

Pero esto, que es mucho más grave, afecta a muchísimos dispositivos y no tiene solución, no lo leeréis en las noticias.

martes, 26 de abril de 2011

Evangélicos cristianos en USA

Vuelvo a la carga con esas cosas que solamente son posibles en el país en el que la hipocresía es reina: USA.

Solo en USA sería posible que aquellos que se declaran los más fervientes seguidores de las enseñanzas de Jesús sean los que menos las siguen. Como revela una reciente encuesta del 'Pew Forum On Religion & Public Life', los evangélicos cristianos son sin lugar a dudas los que más se alejan de la doctrina de Jesús.

Mientras el hippy milenario nos dice que debemos ser compasivos y amar a nuestro prójimo, los evangélicos son los más ardientes defensores de aberraciones tales como la pena de muerte, sentencias judiciales draconianas, el castigo en lugar de la rehabilitación de los presos e incluso del uso de la tortura por parte del gobierno.

Si bien gran parte de la doctrina de Jesucristo está en perfecta concordancia con el ideario socialista, uno de esos evangélicos antes se vería muerto que aceptando esa realidad. Odian cosas como los "food stamps" (ayudas en forma de cupones de alimentos), subvenciones para las escuelas, hospitales públicos, cursillos para desempleados y en general cualquier cosa que tenga la desfachatez de intentar ayudar a las personas necesitadas. Aunque el concepto de ayudar a los necesitados fuera exactamente lo que ellos mismos afirman que Jesucristo dijo debíamos hacer.

Tan solo en USA podría ocurrir que los que con más firmeza dicen creer en la piedad, compasión y amor por los demás que representa el mitológico Jesucristo son en si mismos los más exaltados representares de un egoísmo cruel y despiadado dirigido sobre todo contra aquellos que menos pueden hacer por defenderse.

jueves, 7 de abril de 2011

Periodismo de pacotilla

El País nos vuelve a deleitar con su falta de ética periodística. Nos afirma, sin titubear, que Bob Dylan tuvo que doblegarse a la 'censura China'.

Se dice, sin el más mínimo reparo, que Bob Dylan no dió entrevistas, limitó su repertorio y no habló con el público durante el concierto (salvo para presentar a la banda), por la censura China.

Pues va a ser que ni censura ni nada de nada. Dylan no da entrevistas, Dylan rara vez toca temas antiguos, Dylan no se dirige al público entre canción y canción. Ni en China, ni en ninguna parte. Es como es. Es su estilo. Hay quien piensa que es frío, yo simplemente pienso que es bastante excéntrico, su música habla por él y ya está.

Por supuesto se han cansado de decirlo en los comentarios, pero no esperéis de El País una rectificación.

No voy a defender aquí el sistema de gobierno de China, para mi poco tiene defendible, pero las cosas son como son, no siempre como las queremos ver. Y en este caso está claro que Bob Dylan no ha hecho o dejado de hacer nada por la particular situación del país.